Karla Muñoz añora el uniforme nacional

Comparte el deporte

Karla Muñoz añora el uniforme nacional | Para un cuerpo acostumbrado a realizar actividad física diariamente, y una mente empeñada en afrontar competencias en México con la aspiración de trascender a nivel internacional, el confinamiento debido a la Covid-19 ha significado un nuevo desafío al cual resulta necesario imponerse.

Karla Yelletzin Muñoz Ángeles, nadadora de la UNAM y alumna de la Facultad de Contaduría y Administración, ha vivido en carne propia este reto y para sortear sus vicisitudes se ha refugiado en su propia imagen, enfundada con la vestimenta auriazul y con el objetivo de vestir la tricolor en certámenes internacionales. Así mantiene viva su preparación como deportista.

“Te imaginas nadando y te convences que falta menos para el regreso. Y para ese momento es para el cual nos preparamos, buscamos llegar fuertes. Los entrenadores nos ponen a hacer visualizaciones de las competencias próximas, eso me ha servido: visualizarme nadando y compitiendo”, afirma Muñoz Ángeles.

“Siempre he tenido como objetivo clasificarme a una competencia internacional porque hubo ocasiones en las cuales me quedé muy cerca de lograrlo. Luego vinieron lesiones, dejé de nadar un tiempo y no fue tan fácil el regreso, pero sigo buscando esa meta”, añade la atleta universitaria, quien ya en diferentes oportunidades se ha tenido que adaptar a los cambios de horarios y condiciones de sus entrenamientos.

En algún momento entrenaba por la mañana, y por la tarde dedicaba el tiempo al aspecto académico. Después tuvo horario mixto, en el cual algunos días entrenaba por la tarde, después de sus clases en la mañana, y los viernes no tenía responsabilidades académicas, por lo cual aprovechaba las horas para hacer doble sesión de entrenamiento.

Desde el inicio del confinamiento, en el equipo de natación representativo de la UNAM se realizaron sesiones a través de Zoom, en las cuales los compañeros de escuadra conviven en línea, además de recibir orientación para ejercitarse en casa por parte del entrenador Julio Fuentes.

Por ahí de agosto del año pasado, Karla Muñoz tuvo la oportunidad de llevar a cabo 10 minutos de entrenamiento al día en la pequeña alberca de 10 metros de largo donde aprendió a nadar. Ahí realizó natación con una liga que la sujetaba para simular una mayor distancia, con la guía de su coach.

Más adelante, la ondina puma pudo nadar 45 minutos por sesión en una piscina de 50 metros de distancia, hasta que el semáforo epidemiológico nuevamente se puso en color rojo y volvieron los entrenamientos exclusivamente en casa, mismos que realiza disciplinadamente.

Karla Muñoz añora el uniforme nacional.

Redacción | todomenosfutbol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *